Skip to main content

Calzada Existente

Las soluciones que el Conpes de 1993 propuso para el corredor vial Bogotá-Villavicencio

Vía al Llano 1980

Las difíciles condiciones geográficas de la zona hicieron necesario plantear un programa de mejoramiento de infraestructura que conectara la capital del país con los Llanos Orientales. Lo anterior dio inicio a una era de cambios liderada por la Concesionaria Vial de los Andes (Coviandes), que, a voluntad propia, ha ejecutado funciones que van más allá de su tarea a lo largo de estas dos décadas.

Mucho se ha hablado de los problemas en la vía Bogotá-Villavicencio a causa de los cierres. Lo que la mayoría de personas desconoce es que se trata de un proyecto complejo, que se caracteriza por atravesar una zona de considerable inestabilidad como lo es la Cordillera Oriental.

El lugar se caracteriza por la frecuente reacomodación de placas tectónicas, lo que origina movimientos y deslizamientos. Además, en la inestabilidad inciden factores humanos (antrópicos) que agravan problemas como la deforestación, la potrerización con el uso de la capa vegetal como alimento para el ganado, las técnicas inadecuadas de cultivo con surcos longitudinales en vez de terrazas y el riego con mangueras, lo cual propicia deslizamientos del suelo.

 

Del Conpes al 444

La acción indiscutible para mitigar la problemática era adelantar la construcción de estructuras nuevas y técnicamente mejor concebidas, como viaductos y túneles en los sitios críticos. Con tal fin se realizaron distintos estudios y uno de ellos dio origen al documento Conpes 2654 de 1993.

Las soluciones adoptadas por el Conpes fueron:

  1. Terminar la salida de Bogotá (km 0 al km 13), a través de un convenio entre el Distrito Especial de Bogotá y el Ministerio de Obras Públicas y Transporte.
  2. Construir una nueva vía entre el Portal Bogotá (km. 13) y Puente Téllez (km. 55), por medio de un convenio entre el Distrito Especial de Bogotá y el Ministerio de Obras Públicas y Transporte.
  3. Llevar a cabo una Obra Pública construida por el Invias, que incluyó la rehabilitación y mejoramiento del sector comprendido entre Puente Téllez (km. 55) y Caño Seco (km. 87), y la construcción de los túneles de Buenavista y Bijagual, sector en donde se presentan los derrumbes (Km. 58 y Km. 64.).

Desde la adjudicación del contrato 444, Coviandes ha cumplido con sus obligaciones contractuales e incluso ha ido más allá de lo pactado.

_______________________________

Aunque Coviandes ha puesto en marcha medidas que representan verdaderos avances, aún es preciso afrontar grandes retos inherentes a un proyecto de semejante complejidad.

_______________________________

El concesionario no ha tenido a su cargo la construcción de los sectores que hoy presentan problemas críticos, como el kilómetro 58 y el 64, y tampoco la estabilidad de los taludes aledaños a la vía.

 

Claridad en los inconvenientes

Los derrumbes se localizan en los sectores construidos por el Invías, situación que se agrava día a día por la deforestación y el mal manejo de aguas y suelos, todo esto sumado a los adversos factores climáticos.

Coviandes no es el responsable de ejecutar obras de estabilidad y/o estabilización en los taludes de la carretera. La solución a esa problemática les compete tanto a las autoridades territoriales nacionales y municipales (Nación, gobernaciones y alcaldías), como a las ambientales, a través de la ANLA y las Corporaciones Autónomas Regionales.

Vía al Llano 1994

En resumen

 

En 1994, Coviandes firmó el contrato para construir un tramo y operar y mantener toda la carretera Bogotá- Villavicencio, por un plazo de 16 años.

La carretera fue siempre muy precaria, pero empeoró con la ola invernal de inicio de los años 90. El Gobierno, en 1993, mediante un Conpes concluyó que la vía debía ser recuperada.

En 1994 Coviandes inicia los diseños y posteriormente la construcción de la nueva vía entre el Portal Bogotá (km. 13) y Puente Real (km. 38+500), incluyendo el túnel Boquerón (de 2,4 km.), con una inversión de $0,43 billones (pesos a abril del año 2019).

Esta obra fue financiada por Coviandes, con recursos propios, recuperados posteriormente a través de aportes del Invias (3,8%) y recaudo de peajes (96,2%).

El Invias toma la decisión de construir el sector Puente Real (km. 38+500) a Puente Téllez (km. 55), a través de Obra pública.

Acorde con su política el Invias construyó, a través de otros contratistas, desde Puente Real (km. 38+500) hasta Villavicencio (km. 85+600), incluyendo los túneles Buenavista (4,5 km) y Bijagual (185 metros).

Las obras construidas por el Invias fueron entregadas a Coviandes sólo para su operación y mantenimiento, cuando terminó su construcción.

Artículo realizado por eltiempo.com